Actualidad en el mundo del Copyleft

Hace poco leí el siguiente fragmento en un blog del 20 minutos:

El abogado Javier Cremades preside el Foro Iberoamericano de la Propiedad Intelectual, y quiere acabar con el ‘copyleft’, que entiende como acceso gratuito a los contenidos. Curioso que un abogado de talento que lidera un importante bufete cometa un error como confundir ‘copyleft’ y piratería. Aunque puede no ser un error; el ‘copyleft’ da a los autores control total dentro de la ley, pero sin abogados; ni siquiera eminentes como el doctor Cremades.
La piratería es violar la ley y los deseos de los autores, y debe ser rechazada y perseguida. Pero eso no quiere decir que las actuales leyes de propiedad intelectual, que en la práctica favorecen a intermediarios y abogados, no deban ser reformadas para adaptarlas al siglo XXI. Confundir piratería con ‘copyleft’ no es más que enturbiar la cuestión. ¿Defiende el letrado Cremades su interés o el bien social?

Me resulto interesante y en uno de los comentarios a dicho post hacían referencia a las leyes en el copyleft. He seleccionado un fragmento, ya que resulta algo cansino, fuente completa.

En un mundo en el que la copia está sometida a polémica, el sistema legal que prohíbe la misma es, paradójicamente, de copia libre: la arquitectura sobre la que se sustentan las prohibiciones de copiar es la ley, que por esencia es libremente reproducible. Pero no sólo puede copiarse la ley, sino también las disposiciones «reglamentarias y sus correspondientes proyectos, las resoluciones de los órganos jurisdiccionales y los actos, acuerdos, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos, así como las traducciones oficiales de todos los textos anteriores».
La copia de la ley puede ser exacta, sin necesidad de mencionar al autor e incluso puede ser plagiada sin consecuencias legales para quien se atribuya su autoría. El derecho a copiar las normas jurídicas y las resoluciones judiciales es intemporal, pertenece a la propia esencia de la norma, desde que la ley se solidifica en forma escrita siguiendo la misma suerte que las demás tradiciones, orales en principio.

Deja un comentario